28 de marzo de 2008

Inseguridad en estaciones

Sin lugar a dudas, el servicio del ferrocarril Roca puede ser motivo de millones de críticas, pero ya resignados a recibir un servicio de segunda categoría, los usuarios piden, aunque sea, seguridad al bajar de los trenes. Según denuncian los vecinos, las zonas más críticas y donde estos problemas de constantes robos florecen se dan en la zona de las estaciones de Villa Domínico y Sarandí, espacios que parecen ser no muy bien custodiados.
En este marco, los usuarios señalan que “en la estación hay vigilancia privada, pero cuando uno sale de ella queda liberado a la suerte, porque la policía parece que no patrulla el lugar y en esos sitios se juntan asaltantes que todas las noches hacen temer por sus vidas a las personas que dependen del servicio ferroviario para volver a sus casas luego de la jornada de trabajo”.
De esta manera, los desprotegidos usuarios que utilizan a diario el ferrocarril Roca se ven atados de pies y manos, ya que en los andenes cuentan con servicio de seguridad y hasta a veces se ve la presencia de miembros de la Gendarmería Nacional que ayudan en la custodia de las formaciones y las estaciones, pero una vez fuera de ellas ya los efectivos no se hacen responsables de lo que pueda pasar y la exposición a los robos es una alarmante situación por la que viven los usuarios.
Villa Domínico
La estación de Villa Domínico está en un lugar complicado para los usuarios, ya que es una zona bastante alejada y por las noches muestra un paisaje de oscura desolación.
Según manifiestan los lugareños, “en la zona de la estación se producen robos a diario, debe ser uno de los puntos más díficiles de Domínico” y agregan que “los domingos cuando está la feria no pasa nada, pero durante la semana uno puede ser víctima de robos a cualquier hora del día, ya que no hay presencia policial en las calles y el espacio es óptimo para que uno pueda ser asaltado. Parece un lugar preparado especialmente para los ladrones”.
Sarandí
Por su parte, la estación de Sarandí tiene la particularidad de ser aérea, por lo que para acceder a ella hay que subir una larga escalera que por las noches genera temor a los vecinos.
De este modo los usuarios destacan que “en la plaza se esconden los asaltantes entre los árboles o abajo del puente. Mientras que en la estación por las noches es imposible intentar subir la escalera porque se juntan muchas personas con intención de delinquir”.
“Es un problema histórico del lugar, ya que nunca se han tomado las medidas de seguridad concernientes en el tema ni tampoco hay una iluminación óptima” señalan, y agregan que “en las zonas aledañas es lo mismo. No se puede andar tranquilo por Sarandí porque uno está expuesto a que los asaltantes hagan lo que quieran”.
El centro también sufre una ola de robos
Los vecinos de la zona céntrica de Avellaneda manifiestan su preocupación por la constante ola de robos que se viven en el círcuito comprendido entre la bajada del Puente Pueyrredón en los alrededores de la avenida Mitre y en el corredor entre Italia y Belgrano.
En este marco, los lugareños muestran su preocupación ya que en horas de la noche es imposible transitar a pie por las calles, ya que por la oscuridad de la zona y la falta de presencia policial en las calles la permanencia en las mismas como peatón se torna más que riesgosa.
De esta manera, los vecinos temen por lo que pueda llegar a suceder y que la situación se agrave más, ya que lo que hoy son robos en la vía pública pueden traducirse en ingresos a domicilios o actos mayores que pueden generar mayores complicaciones en la vida de los vecinos.
“Hay espacios muy oscuros donde la policía brilla por su ausencia, como en la bajada del puente, las inmediaciones del supermercado Carrefour, viejas fábricas abandonadas y lugares similares en los que uno no puede pasar porque sabe que está expuesto a ser víctima de un robo”.
Fuente: Diario El Sol de Quilmes

4 comentarios:

Anónimo dijo...

MI HUMILDE OPINION ES UNA VERDADERA JODA,LA POLICIA BOLUDEA,LA GENTE SI AGARRAN UN PUNGISTA O A UN LADRON {LA POLICIA}LO DEFIENDEN AL LADRON {LA GENTE}.LAS BOLETERIAS LE PUSIERON ESA REJAS {TAMBIEN PARA QUE NO ESCUPAN AL BOLETERO}SON MUY POCOS USARIOS LOS QUE LE INTERESA COMO SE VIAJA,SOMOS MINORIA,AL RESTO BASTA QUE ANDE COMO SEA PERO QUE ANDE {NO LE IMPORTA NADA}SE HACEN LOS INTERESADOS.VIVA LA REPUBLICA BANANERA.

Cher dijo...

Completamente desoladas esas estaciones. Con gendarmeria y policía no hacemos nada! se necesita MAS iluminación, MAS personal que rodee las cercanias de las estaciones.

No hace mucho tiempo en GERLI (ya servicio eléctrico del roca) en pleno día nenitos te afanan sin culpa, lo digo porque CASI lo vivi, digo casi porque no llegó a afanarme nada gracias a Dios, el susto no te lo quita nadie, estaciones complicadas son todas hasta en la linea C te afanan a toda hora y asimismo en Lanus, Lomas que algo safan porque siempre hay iluminación, canas y mucha gente.

Como quien dice: EDUCACION para los pibes, ILUMINACION en inmediaciones y andenes..

CARCEL a chorros SIN DEJARLOS SALIR POR VAGAS FIANZAS O ACOMODOS

Basta de viajar MAL!

Anónimo dijo...

Hay que tener un poco de cuidado con esto de la seguridad en las estaciones

aca en la estacion Don Bosco
la policia que esta de custodia, tanto los de la federal como los de la bonaerense, no deja de maltratar y hasta golpear a mucha gente que revisan por pleno deporte no tienen nada encima como para culparlos de algo
o lo que he visto varias veces...
los baños de la estacion no se porque hace ya bastante estan cerrados para los usuarios, y la impunidad lleva a muchos de estos chicos a ser revisados dentro de los baños sin que nadie pueda atestiguar nada

vientosdehumo@gmail.com dijo...

Mi nombre es Claudio Daniel Cabrera, y desde que comence a dar mis primeros pasos siempre senti una enorme fascinacion por el magico mundo ferroviario, de hecho, aun en plena adolescencia contemplaba desde mi querida estacion de Banfield el continuo movimiento que desde el riel se generaba, y se expandia durante gran parte del dia, demas esta aclararles que soy del Roca. Hoy los tiempos parecieran ser que van en franco retroceso, ya ni siquiera podemos viajar seguros, como asi tambien las estaciones no presentan el minimo de confort y salubridad, la policia y la vigilancia privada, ya sea por accion u omision hacen la vista gorda, y lo que es peor de todo, el estado de precarizacion que han llevado a nuestros queridos electricos, otrora orgullo que teniamos los del sur. Como se extraña la presencia del jefe de estacion, para sacarnos al paso del minimo inconveniente que se nos podia presentar, la pomposa y vibrante pasada del Zapalero, con sus cerca de quince vagones, las combinaciones en las legendarias chanchitas que habian en Temperley despues de las 00 hs, para llegar a La Plata, Cañuelas, Gral Belgrano, Rio Santiago, el arduo movimiento de los talleres de Escalada, Tolosa, LLavallol, Gerli, Bahia Blanca, etc. La modernidad y los discursos que nos quieren hacer creer, son pura fantochada, nos quieren engañar llenandonos de pesados camiones, y vulnerables omnibus doble piso, diciendo que asi van a reactivar la economia de los pueblos adormecidos. Hoy veo mi estacion, y no puedo creer el tremendo daño que nos han hecho, pero no importa, todavia somos muchos los que de alguna manera le hacemos el aguante a nuestros vapuleados trencitos, y desde mi lugar, no pierdo las esperanzas de minimamente recuperar algo de lo que fue nuestro Ferrocarril General Roca. Los saluda muy atentamente, un servidor.